ASÍ COMENZO LA HISTORIA

La mayoría de los oficios en el URUGUAY de los años sesenta se iban adquiriendo con la practica y así comenzó Nelson, pintando el rancho para hacerle la fiesta de casamiento a Congo Alonzo, esa pintura es muy recordada porque ahí en esa fiesta de casamiento, nos enamoramos.

Luego fue haciendo varios trabajos. Comerciante, bolichero, labrador. Organizó bailes, todo lo que una persona luchadora, inquieta, emprendedora, puede hacer. Así fue que formo su carácter, su experiencia, que hoy y siempre nos dará sus frutos.

Luego se creó la idea del quiosco en la plaza pública de Solís, fue en sociedad con “Waltito” era un buen negocio pero eran tiempos difíciles, Nelson y Walter estaban comprometidos con la militancia, por ello, las fuerzas conjuntas clausuraron el quiosco y nos dejaron sin la fuente de trabajo. En ese tiempo y por esas épocas, se hizo de todo. Nelson creó unos cuadritos con los personajes de Walt Disney con las camisetas de los cuadros de fútbol de la liga de Solís de Mataojo, Los Picapiedras, Porki, el Pájaro Loco, etc. Eran diez y vendía la colección, pintados con tempera sobre fibra durabor. La situación económica se fue agudizando, y fue a cortar uvas.

Ya casados y esperando a Enrique nos fuimos a una granja a trabajar, a la ruta 9 , de ahí fue a Maldonado a hacer la temporada, trabajando en el complejo ArcoBaleno, para hacer el mantenimiento, limpiar los filtros de la piscina, hacer el jardín, pintura de los apartamentos, y luego trabajó de mozo en el Restaurante. La temporada fue muy mala y no pudimos concretar la idea de quedarnos a vivir en Maldonado, que era nuestro sueño.

En el frigorífico Frimacar, necesitaban operarios y una amiga lo fue a buscar para trabajar en mantenimiento higiénico sanitario. Allí aprendió a limpiar, a aplicar productos de limpieza desconocidos para él. A trabajar con máquinas de alta presión. Ganó varios concursos sobre seguridad en el trabajo de alto riesgo. La firma compró el equipo completo para arenar y lo asignaron para ese trabajo.

Ahí comenzó la historia del arenado, el aprendizaje del oficio.

Comenzó a trabajar con TITO uno de los mejores pintores, decorador y empapelador de Montevideo, y además muy buen profesor. Desde ese momento se dedicó a ese oficio y con la recomendación de Tito comenzó a trabajar en PINTEC la empresa de ROLANDO BOMERO la que fue contratada por SACEEM para pintar el complejo de viviendas mas grande de Montevideo (EUSCALERRIA). Quedó de supervisor del predio 71 con 65 personas a cargo. Fue haciendo todo tipo de experiencias ya que este complejo se hizo en hormigón armado, con tabiques de yeso, y se probó todo tipo de texturas, para dar una buena terminación.

Luego formo con otros compañeros una cooperativa de pintores, P.R.I.CO.P.I.A.N. Primera Cooperativa de pintores del Uruguay.

La situación económica y social estaba muy complicada, y un amigo y compañero lo vino a buscar para trabajar de supervisor y asesor de una cuadrilla de pintores en la obra de la papelera (PUERTO PIRAÍ) en Misiones Argentina.

La empresa REVESTA Argentina vendió la pintura, para el saneamiento de Montevideo y lo contrato de inspector como garantía de la aplicación de los productos especiales de Revesta. SACEEM como supervisor de la cuadrilla que realizaba el trabajo, y también ECOGESA la empresa Alemana para supervisar el arenado y la aplicación de pintura de la cañería del saneamiento de Montevideo.
En Saceem se creó un Departamento Técnico dirigido por Nelson como un servicio más que brindaban a sus clientes.

Luego trabajo en CETEC empresa Uruguaya, dirigiendo todos los trabajos de arenado y pintura y dirigiendo al personal. Después se formo una empresa con oficina en 18 de julio con unos socios. Y participando en la formación y capitalización la Flia. FONTES MANRIQUE. La empresa se llamaba ARPINTEC S.A. la que realizó unas cuantas obras todas supervisadas y dirigidas por Nelson: SILOS DE SAMMAN, TORRES DEL ESTADIO DE PANDO, TRABAJOS EN AGUAS CORRIENTES, EN OSE LAGUNA DEL SAUCE.

Se forma la empresa ARIT-NORMA MANRIQUE

En el año 1991 se forma la empresa ARIT-NORMA MANRIQUE, la empresa familiar con el fin de que pudiéramos depender de nosotros mismos, que nuestros hijos estudiaran y tener un mejor futuro.

NELSON se dedicaba a la parte de dirección técnica, mano de obra, venta de trabajo y Norma a la parte administrativa y compras. Enrique y Ernesto trabajaban en las vacaciones y luego estudiaban. Así se fueron preparando universitariamente, Enrique como profesor de educación física y Ernesto como veterinario.

Realizamos muchas Obras con la colaboración de la familia, de los compañeros, de los amigos, de los trabajadores, y aunque cada una tiene su historia particular, sus sabores y sinsabores.

Hoy los resultados son que ocupamos un lugar privilegiado en el mercado, tenemos una vasta lista de clientes de muchos años. Las que confiaron y siguen confiando en nosotros.

Aunque la conformación actual de la empresa no ha dejado de ser familiar, simplemente por destino, por amargo destino, hoy Nelson, nuestro esposo, nuestro padre, nuestro amigo, nuestro compañero, nuestro jefe, nuestro patrón, ya no esta con nosotros. Pero si está en cada uno la infinita lista de enseñanzas para recordar: honestidad, solidaridad, compañerismo, trabajo de calidad, amor al trabajo, a las cosas hechas con amor, con tenacidad, con responsabilidad, con alegría, y porque no decirlo con un poco de locura también.

Nosotros los que hoy somos y seguimos siendo parte de esta familia, de esta empresa, Norma, Ernesto y Paola, estamos fielmente comprometidos con el legado que él nos dejo.

Y estas líneas escritas son de alguna forma un homenaje para él, son para expresar el eterno agradecimiento. Por ser un tipo superior. Siempre estarás con nosotros, con tus ideas locas.